Estado debe brindar protección social a las personas con discapacidad

En el Perú son más de 3 millones y medio las personas con diferentes discapacidades (57% mujeres), muchas de las cuales se ganan el día a día ante la falta de una política integral que atienda sus principales necesidades en la salud, trabajo y educación.

El estado de emergencia que atraviesa actualmente nuestro país por el COVID-19 viene afectando de peor manera a las personas con discapacidad ya que las medidas de contención, como el distanciamiento social y el aislamiento obligatorio, pueden ser imposibles para quienes requieren apoyo para comer, vestirse o ducharse o para las que viven en situación de pobreza y pobreza extrema y que no han sido incluidas entre las beneficiadas por el bono de 380 soles entregado por el estado peruano.

Ante esta situación, desde el proyecto “Impulsando el derecho de las mujeres con discapacidad a una vida libre de violencia y discriminación en Perú” integrado por la Fraternidad de Personas Enfermas y con Discapacidad (Frater) y la Comisión de Damas Invidentes del Perú (Codip) hacemos un llamado al Estado para que incluya a las personas con discapacidad en la ampliación anunciada por el presidente Vizcarra para la entrega del bono y que se actualice el padrón del SISFOH ya que sus datos han sido recopilados entre el 2008 y el 2012 y no reflejan la verdadera población en situación de vulnerabilidad.

Asimismo, los ajustes razonables son esenciales para permitir a las personas con discapacidad reducir el contacto y el riesgo de contaminación, las campañas de información pública y la información proporcionada por las autoridades nacionales de salud debe estar disponible en lengua de señas y formatos accesibles. Es importante también, que las organizaciones de personas con discapacidad sean consultadas y estar involucradas en todas las etapas de respuesta al COVID-19.

VIOLENCIA EN CUARENTENA

Nuestra preocupación como colectivo de mujeres con discapacidad también se centra en las cifras de violencia reportadas durante los primeros 6 días de la cuarentena nacional con 2.463 denuncias por agresión y violencia sexual y familiar así como por los 32 feminicidios registrados durante este año.

Esta violencia afecta de manera más cruda a las mujeres con discapacidad ya que muchas de ellas son violentadas por sus mismos familiares, parejas o sus cuidadores sin que puedan pedir ningún tipo de ayuda, por la ausencia de apoyos y ajustes a los procesos para mujeres con discapacidad violentadas . Por ello, la importancia de sensibilizar y capacitar a los operadores de las rutas de atención para que ante la atención de cualquier caso de violencia hacia la mujer, en especial en situación de discapacidad, puedan hacer uso de protocolos de atención específica para dicha población.

SALUD MENTAL

Es importante en este aislamiento atender la salud mental de las y los peruanos, brindando servicios psicológicos de orientación y acompañamiento, que nos permitan controlar los brotes de violencia y todo ello considerando, el lenguaje de señas, lenguas nativas, uso de formatos accesibles para que la información llegue a las y los que la requieran.

FacebookMore...

admin marzo 31, 2020 Noticias de Actualidad