Mujeres con discapacidad son discriminadas en el Perú

Colectivo no accede a oportunidades laborales por su condición. Tampoco se les entregan tarjetas de crédito.

“Cuando vamos a las entrevistas y ven que tenemos discapacidad, inmediatamente nos rechazan, no nos dan la oportunidad de demostrar que somos capaces de realizar un buen trabajo”, asegura Olga Saavedra, mujer con discapacidad física que ha sufrido de discriminación al acceder a una oportunidad laboral. 

Lo mismo ocurre cuando se les ofrece de manera telefónica una tarjeta de crédito, sin embargo, cuando llegan al banco con su bastón se les niega este servicio, como le ocurrió a Magaly Vilca, psicóloga con discapacidad visual, que considera este hecho como una clara discriminación por su condición.

Situaciones como estas, viven a diario miles de mujeres con diferentes discapacidades ya que además del tema laboral son discriminadas al acceder a la educación o a los servicios  de salud puesto que los mismos profesionales de este sector les cuestionan el deseo de ser madres o de tener una vida sexual activa. Sobre este tema, denunciaron que la infraestructura de los hospitales y postas médicas no son accesibles ya que en el caso de las mujeres con discapacidad física, las camillas son altas y no reciben ni siquiera apoyo para poder subir a estas.

En el marco del proyecto “Impulsando el derecho de las mujeres con discapacidad a una vida libre de violencia y  discriminación en Perú”, diferentes mujeres con discapacidad de Lima, Puno, Arequipa y Piura, han sido capacitadas en habilidades sociales, violencia de género,  los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), entre otros temas.

Durante estas jornadas, mujeres con discapacidad visual, física y por secuela de parálisis cerebral dieron a conocer las situaciones de exclusión y discriminación que han enfrentado de parte de la sociedad y de sus mismos familiares. Finalmente, otro tema recurrente en este colectivo es la doble violencia que enfrentan por su condición de mujeres y discapacidad ya que según cifras de los Centros Emergencia Mujer (CEM), del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp), en los últimos tres años se ha atendido cada vez más casos de violencia en esta población. Así, en el 2016 se registraron 1,032 casos; en el 2017, la cifra escaló a 1,435 casos, y en 2018 fueron 1,864.

FacebookMore...

admin enero 11, 2020 Actualidades del Proyecto