PRONUNCIAMIENTO SOBRE EMERGENCIA POR COVID-19

PRONUNCIAMIENTO SOBRE EMERGENCIA POR COVID-19

La situación de emergencia que atraviesa nuestro país y el mundo por la pandemia del COVID 19 afecta de una manera más grave a las personas en situación de discapacidad por ello desde la Comisión De Damas Invidentes Del Perú, Fraternidad Cristiana de Personas Enfermas y con Discapacidad y la Federación Nacional de Mujeres con Discapacidad del Perú queremos pronunciarnos en los siguientes aspectos:

  • La Defensoría del Pueblo recordó que, en este contexto de emergencia, se emitió el Decreto Legislativo N° 1468, con el cual se ha dispuesto el acceso prioritario de las personas con discapacidad a recursos brindados por el Estado o suministros humanitarios, que sirvan para cubrir sus necesidades básicas, como los artículos y productos de uso y consumo diario.
  • Las personas en situación de discapacidad nos vemos afectadas e invisibilizadas de manera desproporcionada en esta situación de emergencia sanitaria, debido a que los criterios para la asignación de los subsidios monetarios y de las canastas de alimentos no han considerado a un gran número de personas con discapacidad que se encuentran en mayor riesgo y en situación de vulnerabilidad.
  • Debemos resaltar que el Perú es uno de los países signatarios de la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad la misma que en su artículo 11 “situaciones de riesgo y emergencias humanitarias” expresa claramente el compromiso que tiene el estado de adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la protección de las personas con discapacidad en este tipo de situaciones.
  • La Agenda 2030 establece metas destinadas a responder a las epidemias, especialmente mediante el logro de la cobertura sanitaria universal, asegurando el acceso a medicamentos y vacunas, promoviendo la salud mental y el bienestar, reforzando la capacidad de todos los países en materia de alerta temprana, reducción de riesgos y gestión de riesgos para la salud nacional.
  • Reconociendo la magnitud de la emergencia sanitaria y por el aislamiento social, muchas personas con discapacidad ven interrumpidos sus tratamientos o terapias ya establecidas por su condición de discapacidad o por enfermedades adquiridas por lo que se hace necesario promover servicios de telemedicina y redes de voluntarios que monitoreen la condición de salud de esta población. Así como garantizar el óptimo funcionamiento de los servicios de salud mental comunitarios y la dotación oportuna de medicamentos para pacientes con enfermedades crónicas.
  • Demandamos que la información sobre el COVID-19 durante y post pandemia y lo referente a las diferentes medidas que el Estado Peruano está tomando se difundan de una manera inclusiva, mediante una diversidad de formatos accesibles, con el uso de tecnología accesible, evitando el uso de imágenes estereotipadas.
  • La condición de discapacidad puede venir acompañada por otras enfermedades congénitas o adquiridas que incrementan el riesgo de contagio por el COVID-19, a lo que suma la pobreza y extrema pobreza en la mayoría de la población con discapacidad que no cuenta con recursos económicos para su sustento diario, alimentos, pago de alquiler de sus casas, medicina, entre otros.
  • La crisis sanitaria por el COVID-19 nos revela las deficiencias de la inclusión educativa de niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad, en un sistema que no les garantiza los ajustes razonables para que las condiciones de acceso sean equitativas para los estudiantes independientemente de su condición valorando la diversidad, que se diseñan los espacios y los contenidos para un grupo supuestamente con necesidades uniformes.
  • Ante una educación de mala calidad y la falta de oportunidades laborales, más de 300 mil personas con discapacidad  (la mayoría mujeres) laboran en trabajos independientes como artesanas, vendedoras ambulantes o pequeños negocios que en esta situación se ven impedidas de ganarse el sustento diario para ellas y sus familias, ya que muchas de ellas, son cabeza de familias.
  • La condición de discapacidad en muchas familias peruanas afecta no solo a un miembro de la familia sino que son padres con discapacidad, hijos con discapacidad, adultos mayores en situación de discapacidad, que hoy viven de la caridad de los vecinos.
  • Esta situación de emergencia ha puesto al descubierto el constante olvido de los gobiernos de turno para impulsar políticas públicas que consideren a las personas con discapacidad y sus necesidades como sujetos de derechos, empezando por contar con datos estadísticos actualizados, desglosados por sexo, edad, tipo y grado de discapacidad, nivel educativo alcanzado y otra información importante que permita visibilizar las necesidades reales de este colectivo. Porque como sabemos de acuerdo al Censo 2017, representan, el 10,4%, de la población en el país.
  • Debemos además resaltar nuestra preocupación por el hecho de que la situación de confinamiento en la que vivimos está generando altos índices de violencia contra mujeres y niñas con discapacidad, quienes no denuncian estos actos, ya sea por no contar con los ajustes razonables para ello, como por el simple hecho que los agresores son sus propios familiares.
  • Finalmente, debemos señalar que es indispensable la participación activa y efectiva de las personas con discapacidad en el diseño, ejecución y posterior evaluación de las medidas que el gobierno adopte durante la emergencia sanitaria.

“Somos personas en situación de discapacidad que demandamos

el ejercicio efectivo de nuestros derechos”

FacebookMore...

admin mayo 6, 2020 Noticias de Actualidad